LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



Advertencia al que peca deliberadamente, Heb 10:26-39

10:35-37 “No perdáis, pues, vuestra confianza, que tiene grande galardón; 36porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa. 37Porque aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará”.


Así, el escritor de Hebreos dice que se puede perder la confianza, que puede llegar un momento que el cristiano deje de esperar en Dios y pierda la paciencia. Si esto sucede, lo pierde todo: pierde su galardón, deja de hacer la voluntad de Dios y la promesa de salvación se desvanece. Por todas partes, en el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo —de distintas maneras— exhorta al creyente a permanecer en la gracia: “y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor” (Hch 11:23); y también “les persuadían a que perseverasen en la gracia de Dios” (Hch 13:43). Pues “si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres” (1 Cor 15:19). Ya que “aún un poquito, Y el que ha de venir vendrá, y no tardará”, pues aun si fueran cien años, se trata de “un poquito” en comparación con la eternidad. El cristiano que está sentado en los lugares celestiales con Cristo ve esta vida como “un poquito” de tiempo. No espera en el día de su muerte, sino en que venga el Señor Jesucristo por su iglesia y que él se cuente entre los que sean levantados por él (1 Ts 4:15-17). Y mientras espera, hace la voluntad de Dios.

La voluntad de Dios es permanecer en la gracia, y la única manera de permanecer en la gracia es mediante la fe, como se explica en últimos versículos de este capítulo. El pensamiento del cristiano está en la vida eterna con Cristo: que Él vendrá y le llevará con Él para luego reinar con Él. Donde las más grandes promesas de Dios serán finalmente cumplidas y su gozo será totalmente cumplido. Y este tiempo de espera en tan solo “un poquito”, pues aun de la vida entera dice Santiago: “Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece” (Stg 4:14). Por tanto, los creyentes aman su venida (2 Ti 4:8), y permanecen en Él, “para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados” (1 Jn 2:28).

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.