LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



Puestos los ojos en Jesús, Heb 12:1-11

12:7,8 “Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? 8Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos”.


Nos habla así de dos caminos, como siempre, involucrando el libre albedrío del ser humano: soportar o no soportar. Soportar significa tomar el asunto con humildad, ver en ello la vara de Dios como señal de su amor y volver a Él con arrepentimiento, como también nos dice: “Acerquémonos, pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” (Heb 4:16). El otro camino es la rebeldía, como el que tomó Caín cuando fue reprendido por Dios, o como los hijos de Israel, quienes se atrevieron a decir: “Porque Jehová nos aborrece, nos ha sacado de tierra de Egipto, para entregarnos en manos del amorreo para destruirnos (Dt 1:27).

Así que, si el cristiano soporta la disciplina Dios le seguirá tratando como a hijo, “porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina?” (v.7). Todos los hijos de Dios han sido alguna vez disciplinados por el Señor, y nos dice Hebreos, “de la cual todos han sido participantes” (v. 8), y si alguno no recibe disciplina de Dios en este tiempo, significa que no es hijo aun (o que por su rebeldía, ha renunciado voluntariamente a sus derechos de hijo, aunque no deja de ser hijo). Es mucho mejor que el cristiano sea juzgado y disciplinado aquí que sea juzgado y castigado el día del juicio junto con los incrédulos, a esto se refiere el apóstol Pablo al decir: “Más siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo” (1 Cor 11:32). La designación de “bastardo” (v.8) es dura, sin embargo, aunque se refiere en general a los hijos ilegítimos, aquí, más específicamente hace alusión a los hijos nacidos de una esclava (heb. «nothos»), como en el caso de Agar (mencionada en Gálatas capítulo 4), de quien nació Ismael, quien, aunque es hijo natural de Abraham, no se le considera el heredero, sino Isaac. De la misma manera, todos los seres humanos son hijos de Dios en la carne, pero sólo los hijos nacidos del Espíritu (Jn 3:8) son considerados hijos de Dios.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.