LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



El Hijo, superior a los ángeles, He 1:4-14

1:10-12 “Y: Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, Y los cielos son obra de tus manos. 11Ellos perecerán, mas tú permaneces; Y todos ellos se envejecerán como una vestidura, 1Y como un vestido los envolverás, y serán mudados; Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán”. 6f


Jesucristo es el Señor.

139 veces en el NT aparece el sustantivo Señor “Supremo en autoridad”; y, 110 veces se le otorga este título exclusivamente a “Jesucristo”. El derecho de Jesucristo sobre todo lo creado, no es un título que se le otorgue por adquisición; sino, por ser el ente creador de todas las cosas. Nadie puede reclamar este título, y nadie lo puede ostentar, sino, únicamente Dios mismo,

La temporalidad de la creación en contraste con la eternidad de Jesucristo (Sal 102:25-27).

ellos perecerán, del griego apolountai que se traduce como “sucumbir”, “desaparecer”, “desvanecerse”. Esto indica la remoción de las cosas como las vemos ahora (He 12:26-27; 1 P 3:10-13; Ap 6.14) La creación desaparecerá, los reinos de la tierra que hoy están mañana dejarán de ser, pues, tienen un principio y un fin; pero, de Jesucristo dice la Escritura: “mas tú permaneces” del griego “diameneis” que significa: “quedar”, “persistir”, “continuar”; es decir, su reino es eterno (comp. Sal 45:6), antes de la creación ya estaba y cuando llegue al fin, Él permanecerá reinando. Todos ellos se envejecerán como un vestido, una metáfora en la que se toma a la tierra y a los cielos como vestidos, ropas que se desgastan, se pudren, decoloran con el tiempo y dejan de ser útiles, de la misma forma esta tierra y los cielos un día ya no estarán. Pero se vuelve a recalcar por si quedara alguna duda, tú eres el mismo, y tus años no pasarán. ¡Qué gran diferencia! Cristo no cambia, no se envejece, no se transforma, sigue siendo el mismo de ayer, hoy y por los siglos de los siglos.

6f1.10–12: Sal. 102.25–27

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.