LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



El mediador de un nuevo pacto, 9:1-22

9:6-8 “Y así dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto; 7pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de ignorancia del pueblo;l 8dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie”.


Dios había instituido que la tribu de Leví fuera la encargada de las actividades del Tabernáculo, Los hijos de Aarón de ser los sacerdotes y hacer toda la obra de sacrificios y ninguno otro, de otra tribu tenía que hacer este trabajo. Había un rol de las tribus para que nunca faltara ni aceite, ni incienso en la casa de Dios, y también una lista de las fechas de participación de cada sacerdote, en el que se especificaba si le correspondía poner el incienso en la mañana o por la tarde, que día del año. Eran tantos los descendientes de los hijos de Aarón que en tiempo del rey David se formaron 24 grupos de los cuales se sorteaba para saber cuando les tocaba ir al templo y participar de las cosas sagradas. (1 Cr 24:1-31). Era un gran privilegio, por ello cuando a Zacarías le tocó la suerte de ir a ofrecer el incienso de la tarde, se preparó y fue al templo para cumplir con su deber, el cual era una bendición quizá por única vez en su vida.

Mas la segunda parte solo el sumo sacerdote podía hacerla. El día diez del mes del mes séptimo todo el pueblo afligía su alma, aun el extranjero que habitaba entre ellos, porque era el día especial que se ofrecía el sacrificio por la expiación de todos los pecados. Así era purificado el pueblo y el tabernáculo de todo el pecado. (Lv 16:15,16)

Era el único camino que conocía el pueblo de Israel para acercarse a Dios, sin embargo, la muerte y resurrección de Jesucristo ya habían derogado ese ritual, se había instituido un nuevo pacto hecho no con sangre de animales, sino con la sangre preciosa del Hijo de Dios.

l9.7: Lv. 16.2–34.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.