LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



El Hijo, superior a los ángeles, He 1:4-14

1:13,14 “Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies? 7g 14¿No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?” ” 8


Habrá una victoria final en la que Cristo estará sobre todos aquellos que se interpusieron para que el tomara el trono de su reino. Sus enemigos caerán, el los juzgará y dará a cada uno su castigo.

Dijo Dios…Siéntate a mi diestra. Según el Talmud (colección de interpretaciones judías), hay cuatro ángeles alrededor del trono de Dios: A la derecha Miguel, a la izquierda Uriel, delante Gabriel y detrás del trono, Rafael. La Biblia sólo cita a Miguel y a Gabriel. Sin embargo, ningún ángel tiene el privilegio de sentarse a la diestra de Dios, solo Jesucristo tiene ese honor. Sentarse a la diestra de Dios también comprende un propósito: Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Al parecer, cuando David en el Salmo 110:1 habla de los enemigos de Cristo puestos como estrado de sus pies hace referencia a esta costumbre 9 (Josué 10:24; 1 R 5:3). Los enemigos de la revelación que exalta a Jesús, finalmente serán vencidos.

Los fariseos también esperaban al Mesías, como todos, pensando en un poderoso guerrero o en el arcángel Miguel. Jesús los confrontó citando el Salmo 110. —Qué pensáis del Cristo? ¿De quién es hijo? Le dijeron: De David. El les dijo: Pues cómo David en el Espíritu le llama Señor, diciendo: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha, hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies?

Pues si David le llama Señor, ¿cómo es su hijo? Y nadie le podía responder palabra; ni osó alguno desde aquel día preguntarle más. (Mateo 22:41-45)

En su primer discurso, cuando la iglesia comenzaba Pedro ratificó a Jesús como el Cristo esperado y citó el Salmo 110:1, (Hch 2:31-35). El autor de la Epístola a los Hebreos, termina esta primera sección sobre los ángeles citando también el Salmo 110, como una ratificación de Jesús el Cristo sentado a la diestra del Padre.

7g 1.13: Sal. 110.1.
8.(1998). (He 1). Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.
9 Expositor de Hebreos En Cristo todo es mejor. p.17

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.