LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



Puestos los ojos en Jesús, Heb 12:1-11

12:1-3 “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, 2puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. 3Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar”.


Porque Cristo pudo haber pecado, pero Él se resistió a rebelarse a la voluntad de su Padre y sufrió hasta la sangre. No así ustedes —dice Hebreos—, que “aún no habéis resistido hasta la sangre”. ¡Qué tan serio es el asunto del pecado! ¡Qué tan firme el cristiano debe estar en Cristo para estar dispuesto aun a padecer torturas antes que ceder! El caso de José es un ejemplo, pues estuvo dispuesto a ir a la cárcel injustamente, antes que ceder a la tentación. Los jóvenes hebreos estuvieron dispuestos a morir antes que inclinarse por unos momentos ante otro dios (Dn 3:4-18); a Mardoqueo se le había preparado una horca de más de veinte metros de altura (Est 5:14), pero él no estuvo dispuesto a inclinarse ante un hombre.

Quien niega a su Señor pensando que luego logrará “arreglar” el asunto ingresa en un terreno de maldición. Si alguien pensara en negar a Cristo con tal de salvar su vida, para luego servirle, está cometiendo un grave error. Pues es necesario combatir contra el pecado. El pecado debe ser siempre el enemigo del cristiano, y jamás materia de complacencia, pues nos dice: “quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican” (Rom 1:28ff). Y siendo que es preferible ser torturado que pecar, la lucha no es “contra carne y sangre, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Ef 6:12). Contra el tentador, cuyo objetivo es hacer pecar al cristiano, tal y como trató de hacer pecar a Cristo mismo.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.