LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



EPÍSTOLA A LOS HEBREOS CAPÍTULO 2

Una salvación tan grande, Heb 2:1-4

2:1-4 “Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. 2Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, 3¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, 4testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad”.


Al iniciar este nuevo párrafo sobresalen tres palabras que cautivan la atención del lector: diligencia perissoterós, que quiere decir tanto más, mucho más, al extremo. Disposición a hacer con prontitud e interés una cosa. Celo. Atendamos prosechein, que se traduce como prestar cuidadosa atención a, entregarse a, seguir a, tener cuidado, velar por. Nos deslicemos pararryömen, ser arrastrados por una corriente, arrastrarse.

“Por tanto, debemos prestar mucha mayor atención a lo que hemos oído, no sea que nos desviemos”. (Biblia LBLA) “Así que debemos prestar mucha atención a las verdades que hemos oído, no sea que nos desviemos de ellas”.(Biblia NTV)

W.Barclay pone el ejemplo del anillo en el dedo. Se desliza y se sale del dedo.

2Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme. “En el judaísmo tardío, se sostuvo que fueron ángeles quienes entregaron la ley” (Biblia Ryre Pg. 1245). Esteban, el primer mártir (practicante de ese judaísmo, como los fariseos y demás grupos) menciona en su amplia defensa ante el Sanedrín: “vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis” (Hechos 7:53). La B. de Estudio Pentecostal (Pg. 318) establece: “los ángeles tuvieron una revelación precisa en la revelación de la ley de Dios a Moisés” (Hch 7:38; cf. Gá 3:19; Heb 2:2). Se cita también el Salmo 68:17, interpretando que “los carros de Dios” que suman veintenas de millares de millares, son ángeles que vienen del Sinaí. Hebreos 2:2 aquí lo está enfatizando.

Después de invitar a poner mucha atención y a guardar bien lo que han recibido, el escritor les menciona a los hebreos que si la ley dada por intervención de ángeles, ha sido obedecida y toda transgresión a esta ley fue castigada. ¿Cómo no poner atención en la salvación recibida como un don de Dios, a través del sacrificio del Señor Jesucristo? Los ángeles como se mostró en el capítulo anterior son de menor jerarquía que el Señor Jesús.

¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron.

El mensaje es muy claro, se debe prestar mucha atención en cuidar la salvación recibida. La advertencia de deslizarse, descuidarse, de tener cuidado, de no desviarse, de ser arrastrado por una corriente peligrosa, está siempre presente.

Para meditar:

Mientras que la mayoría de las Denominaciones históricas han perdido millones de miembros y los Movimientos pentecostales, comienzan a experimentar lo mismo, los judíos dispersos por el mundo, dan testimonio de que su judaísmo de 3000+ años se ha conservado porque los padres supervisan a los hijos para que lo practiquen, y los abuelos supervisan a los padres para que cumplan con su deber. Siguen una práctica recomendación de los psicólogos modernos: no ordenar a los nietos lo que hagan, sino pedir a sus hijos, que son los padres, quienes ejerzan la autoridad. Seguramente practicando todos, la cena ceremonial del viernes por la noche y la asistencia al templo, el sábado. La cena es una combinación de lecturas, oraciones y muestras de afectos familiares.

Valdría la pena practicar algo semejante que fortalezca nuestro cristianismo: celebrar la reunión particularmente con la familia un día a la semana, en donde haya cena, lecturas, cantos breves y oraciones paternas intercesoras.

Salvación que fue anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron, 4testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad”.

El evangelio de Lucas menciona cuando en la sinagoga se levantó el Maestro para leer la porción de Isaías “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres… a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos: a poner libertad a los oprimidos… (Lc 4:17-21).

Aun andando Jesús en la tierra envío a los doce discípulos por las aldeas y ciudades predicando que el reino de los cielos se había acercado, sanando enfermos, limpiando leprosos, resucitando muertos, echando fuera demonios (Mt 10:7,8). Después envío a los setenta y antes de ascender al cielo dejó la gran comisión a todos los creyentes de ir por todo el mundo y predicad el evangelio (Mt 28:18,19; Mr 16: 15,16)

Cuando descendió el Espíritu Santo sobre los ciento veinte que estaban en el Aposento Alto les llenó de poder para predicar el evangelio de la salvación. Lo que fue confirmado por los que lo oyeron y testificaron de las señales, prodigios, diversos milagros y repartimientos que hacía el Espíritu Santo según su voluntad.

Hasta hoy las señales, milagros y repartimientos del Espíritu Santo siguen respaldando a los creyentes, a todos los que hablan del evangelio, discipulando, predicando, enseñando la Palabra. Cada persona que sirve a Dios y obedece sus mandamientos experimenta señales y maravillas en el nombre de Jesucristo.

J.C.Cevallos, un pensador cristiano expresa: La salvación no es simplemente un “lugar” donde podemos descansar en pasividad, sino un camino en el cual tenemos que caminar. Si no somos diligentes y activos, progresando en el camino de la fe, nos alejamos poco a poco del Hijo y de sus demandas, como un barco que por descuido pasa la seguridad del puerto y se escurre a la destrucción (Heb 6:19 describe nuestra esperanza como un ancla). Más son los que se alejan de Jesús por deslizamiento pasivo, que los que por decisión activa renuncian a la fe.1

Nota histórica

El autor de la carta a los Hebreos conocía la condición económica, política, social y emocional de este pueblo. Se encontraban dispersos por todo el imperio romano, desde Palestina hasta Italia (13:22) y no gozaban de una posición económica solvente, además de ser perseguidos por declarar su fe (12:4). Cuando se está rodeado de enemigos potenciales, tanto de los judíos recalcitrantes, como de los gentiles paganos, el ánimo se puede sentir decaído. Algo así les pasaba a los cristianos hebreos, por lo que esta carta es como una luz en la oscuridad, que insta a no resbalar, a guardar valientemente la fe en Cristo Jesús y a rechazar cualquier pensamiento de volver al judaísmo, (10:32-39).

1Cevallos, J. C. (2006). (p. 43). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.