LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



El mediador de un nuevo pacto, 9:1-22

9:3-5 “Tras el segundo velo estaba la parte del tabernáculo llamada el Lugar Santísimo, 4el cual tenía un incensario de oro y el arca del pacto cubierta de oro por todas partes, en la que estaba una urna de oro que contenía el maná, la vara de Aarón que reverdeció, y las tablas del pacto; 5y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de las cuales cosas no se puede ahora hablar en detalle”.


El tabernáculo terrenal tenía una división más llamada el Lugar Santísimo. La cual tenía unas cortinas de obra primorosa con querubines, un trabajo muy fino y especial realizado únicamente para ser puesto en este lugar, también se sostenía con tablas de acacia cubiertas de oro. El altar del incienso era un lugar especial puesto frente a la cortina que dividía el lugar santo del lugar santísimo pero además por estatuto perpetuo era que cada mañana al alistar las lámparas, también quemara el incienso y al anochecer se volvera a hacer.(Ex 30:7). Al comparar en diferentes versiones de (1 Re 6:22 “Cubrió, pues, de oro toda la casa de arriba abajo, y asimismo cubrió de oro todo el altar que estaba frente al lugar santísimo.”

Encuentro que hay variación entre las otras versiones en cuanto al lugar donde estaba el altar

NBLH Revistió de oro toda la casa, hasta que toda la casa estuvo terminada. También revistió de oro todo el altar que estaba junto al santuario interior.

NTV Así terminó de revestir con oro todo el templo, incluido el altar que pertenecía al Lugar Santísimo. BSO Recubrió, pues, de oro toda la Casa de arriba abajo, asimismo recubrió de oro todo el altar que estaba frente al Lugar santísimo.

Se hizo esta comparación de versiones de el lugar donde se encontraba el altar del incienso en el templo de Salomón, para entender de donde toma el dato el autor de la carta a los Hebreos. La RV60 ubica el altar frente al lugar santísimo, La NBLA lo ubica junto al santuario interior, La NTV dice incluido el altar que pertenecía al lugar santísimo y la BSO estaba frente al Lugar Santísimo.

Algunos comentaristas consideran que el autor de los Hebreos se refería al incensario de oro que cada año usaba el sacerdote en el Lugar Santísimo, tal y como lo entendían en las escrituras de la época de la Reforma BSO, R1569, En el Nuevo Testamento cuando le corresponde a Zacarías el padre de Juan el Bautista ofrecer el incienso de la tarde y quedó sin habla hasta que nació su hijo (Lc 1:9-11) El libro de Apocalipsis también menciona este lugar importante en el cual están las oraciones de los santos (Ap 8:4). El libro de Apocalipsis revela que el original se encuentra en el cielo (Ap 11:19). El arca del pacto, simbolizaban la presencia de Dios entre su pueblo; este contenía el maná con el cual Dios había alimentado físicamente a su pueblo durante cuarenta años en el desierto, también las tablas de la ley en las que estaban grabados los diez mandamientos y la vara de Aarón, si se compara la descripción que hace el autor de los Hebreos con las primeras indicaciones del pentateuco se observan algunas diferencias como la urna que contenía el maná, esto muestra que el paso de los tiempos, del idioma y de los conceptos varían, pero lo importante la esencia sigue intacta, la presencia de Dios, el cumplimiento del pacto para con su pueblo, jamás fueron violados por parte de Dios. Los mantuvo firmes estuvieron entre el pueblo a través de los siglos.

Sin embargo, el arca sagrada ese símbolo del pacto y la presencia de Dios para con su pueblo, lo que tenían que cuidar con temor y temblor, se llegó a convertir en el amuleto que llevaron para ganar la guerra (1 S 4 y 6). Y no solo hubo gran mortandad de israelitas, sino que perdieron el arca y hasta el sacerdote Elí y sus hijos fueron muertos. Esto lleva a meditar que las cosas santísimas se debían respetar y sobre todo respetar el significado y pacto que tenía para la vida espiritual de cada israelita.

Además, describe a los querubines que estaban sobre el propiciatorio, que, así como los que en el Edén fueron puestos para guardar el camino del árbol de la vida (Gn3:24), estos proyectan la idea de guardar el camino hacia Dios. Ahí entre los dos querubines Moisés escuchaba la voz de Dios (Ex 25:22; Nm 7:89). Dios habita entre querubines, tiene su trono entre ellos (Sal 80:1; 99:1) Pero solo el Sumo Sacerdote podía una vez al año entrar al lugar santísimo a ofrecer el sacrificio por el pueblo. Lo cual no era suficiente porque el adorador no era limpio de toda conciencia pecaminosa, hacía falta un sacrificio mayor y dice el autor de los Hebreos no se puede hablar ahora al detalle entre los utensilios del tabernáculo.



© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.