LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

2 Corintios

Galátas

Efesios

Filipenses

Colosenses

1Tesalonicenses

2Tesalonicenses

1Timoteo

2Timoteo

Tito

Filemon

Hebreos

Santiago

1Pedro

2Pedro

1Juan

2Juan

3Juan

Judas



Los que rechazan la gracia de Dios, Heb 12:12-29

12:27-29 “Y esta frase: Aún una vez, indica la remoción de las cosas movibles, como cosas hechas, para que queden las inconmovibles. 28Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia; 29porque nuestro Dios es fuego consumidor”.


Así que, el escritor nos sigue diciendo que no sólo los cielos pasarán, que serán mudados (Sal 102:26; Heb 1:12), sino de la instalación de lo inconmovible, de los cielos nuevos. Pues nos dice el Señor: “Porque he aquí yo crearé nuevos cielos y nueva tierra; y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento” (Is 65:17). Como también el apóstol Pedro confirma: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (2 P 3:13).

Por tanto, todo cristiano ha recibido por fe ese reino inconmovible, que aunque todavía sea en debilidad aquí, un día será levantado en poder (1 Cor 15:43).

Y puesto que el cristiano ha recibido algo tan grande, le resta vivir agradecido, sirviendo al Señor aquí. No por lo material que recibe en la tierra (aunque esto sea parte de las bendiciones que Dios ha prometido también); sin embargo, no es por ellas que el cristiano sirve aquí, sino su gratitud emana principalmente de la incomparable bendición de haber recibido el reino de Dios.

El servicio cristiano debe efectuarse en temor, es decir, con humildad, con una actitud de reverencia y total sumisión al Todopoderoso. Ya que Dios, aunque es un Dios de amor, y envió a su propio Hijo para dar vida al mundo (Jn 3:16), así también es poderoso para mostrar su ira para todo aquel que en algún punto de su vida llegare a menospreciar la gracia recibida de Dios y en su corazón se rebele y deje de servir al Señor: “Porque nuestro Dios es fuego consumidor” (v. 29). En la zarza se mostró como un Dios cuyo fuego no consume (Éx 3:2), símbolo también del Espíritu Santo: fuego que transforma, mas no consume; sin embargo, ahora se muestra como un “fuego consumidor”, un Dios que ejecuta sus juicios.

Es verdad que el cristiano vive con confianza (Heb 10:35), con la confianza de Abraham, quien fue llamado el amigo de Dios; no obstante, a la vez, el cristiano está totalmente consciente de que Dios no hace acepción de personas, no muestra favoritismos, no se puede sobornar de ninguna manera, y su palabra es sumamente pura (Sal 119:140). Por tanto, día a día camina en esa gracia que recibió al principio, y corre con paciencia la carrera que tiene por delante (Heb 12:1).

© 2021 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.