LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



El remanente de Israel, Ro 11:1-10

11:7-10 “¿Qué pues? Lo que buscaba Israel, no lo ha alcanzado; pero los escogidos si lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos; como está escrito: Dios les dio espíritu de estupor, ojos con que no vean y oídos con que no oigan hasta el día de hoy. Y David dice: Sea vuelto su convite en trampa y en red, En tropezadero y en retribución; Sean oscurecidos sus ojos para que no vean y agóbiales la espalda para siempre”.



Una vez más, el Apóstol aludiendo a la soberanía de Dios, hace tres afirmaciones:

1.- Israel, que buscaba la bendición de Dios no la alcanzó.
2.- Los escogidos por gracia sí la alcanzaron.
3.- Los demás, que no pertenecen ni al primero ni al segundo grupo, fueron endurecidos.
Queda muy claro que la soberanía de Dios es demostrada desde antes de la fundación del mundo en cuanto a leyes y elecciones suyas, pero ha dado al ser humano el libre albedrío de creer o no en Él, para que la elección sea por fe. En muchos otros pasajes de las Escrituras, Dios habla de que la fe es la que hace a una persona alcanzar la bendición de Dios. (por ejemplo, cuando Pablo diserta sobre Abraham en Ro 4 y Gá 3). De esta manera, estas tres declaraciones pueden explicarse así:

• Lo que hizo que Israel no alcanzara la gracia fue que se valió de las obras para conseguirla.
• Los escogidos se convirtieron en escogidos tan sólo por hacer uso de su derecho de creer o no en Jesús, eligiendo creer.
• Toda persona, cuando elige no creer en Jesús su corazón se endurece (He 3:13, 15; 4:7).

Por su incredulidad, Dios castigó a Israel, y sirvió esa acción de ejemplo para todos los incrédulos en general, con un espíritu soñoliento y pesado (Is 29:10); y lo que los incrédulos pensaron sería su salvación (sus obras) se convirtió en lazo, en tropezadero. Así, sus ojos fueron oscurecidos, y a causa de ello, tuvieron total inseguridad (Sal 69:22-23). Cuando una persona se aferra a sus obras para alcanzar el favor divino, en lugar de mover el corazón de Dios para bendición, se hace merecedor del castigo aquí descrito. Dios no es injusto para castigar a alguien que le sirve, pero si se hace algo para Dios sin fe, esas obras las considera imperfectas. (Hebreos 6:10; Stg 2:18,20; Ap 3:2)

Para Meditar

Es necesario que todo cristiano se examine a sí mismo constantemente para comprobar los verdaderos motivos de sus obras. Todas nuestras acciones necesitan ser impulsadas por fe verdadera en el Señor y en su palabra, la cual nace del amor con que Dios nos ha dotado mediante su Espíritu Santo (Gálatas 5:6).

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.