LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



La justicia que es por fe Rom 10:1-21 (continuación)

Romanos 10:18-19
“Pero digo: ¿No han oído? Antes bien, Por toda la tierra ha salido la voz de ellos, y hasta los fines de la tierra sus palabras. 19 También digo: ¿No ha conocido esto Israel? Primeramente Moisés dice: Yo os provocaré a celos con un pueblo que no es pueblo; con pueblo insensato os provocaré a ira”


Si Dios hace que una persona se interese en las cosas eternas, y que ésta escuche la Palabra, queda un factor muy importante para su salvación: su decisión de rendirse a Cristo.

Aquí Pablo cita la actitud inexcusable de Israel. A los gentiles que no habían oído, habría necesidad de llevarles la Palabra, no así a Israel quien conocía la ley de Dios y su Palabra estuvo con ellos desde su nacimiento.

El V. 19 habla de la estrategia de Dios para hacer que Israel se acerque a Él: provocarle a celos con los gentiles. Habla de los gentiles como un pueblo que no es pueblo, e insensato, ¿Por qué? Porque los gentiles, antes de venir al Señor no son pueblo de Dios, sino que la insensatez del pecado está presente en sus corazones. El Salmo 5:5 dice: “Los insensatos no estarán delante de tus ojos: Aborreces a todos los que hacen iniquidad”. Dios dice que los insensatos –los que practican el pecado– no estarán en su presencia, que Él los aborrece. También dice que los que pecan contra Él defraudan su propia alma (Prov. 8:26). Jesús menciona también la insensatez en su lista de los pecados del corazón (Mr 7:21-22 ). Y esta gente bárbara y burda en cuanto al conocimiento de Dios ha sido alcanzada por el evangelio y ha creído en Cristo; y esto ha servido para provocar a celos a Israel a fin de que éste también se salve.

Interesantemente, Pablo incluye a todos los gentiles cuando cita el Salmo 19:4, “Antes bien, por toda la tierra ha salido la voz de ellos, y hasta los fines de la tierra sus palabras”. Un salmo que comienza diciendo: “los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. Un mensaje que habla de la (1) revelación natural o general de Dios y que ya en el el Cap 1:20 había mencionado así: “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa”. Los gentiles que no han escuchado el evangelio muestran “la obra de la ley escrita en su corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos,” (Rom 2:15). Por tanto, toda la tierra está llena de su gloria (Is 6:3), y nadie podrá excusarse ante Dios.

Aun así, la revelación natural debe acompañarse de la (2) revelación de las Sagradas Escrituras , y la especifica (3) revelación a través de su Hijo Jesús, para que una persona escuche con claridad el mensaje del evangelio y haga experimentar una de las más grandes dichas en esta tierra: la iglesia cumpliendo con su misión de predicar (Mr. 16:15).



© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.