LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



El poder del evangelio, 1:16,17

Romanos 1:17
“Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá”. Romanos 3:17 es el texto que se reconoce como el corazón de la Reforma Protestante, iniciada por Martín Lutero en 1517.”


El apóstol Pablo lo usa también en Gálatas 3:11 y el escritor de Hebreos en el 10:38. Los tres textos tienen el mismo sentido y recuerdan lo dicho por el profeta Habacuc: “He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá”. (Hab 2:4) ¿Cómo pudo Pablo encontrar este texto de una sola línea en todo el antiguo testamento y aplicarlo de forma poderosa a la salvación por fe, de la raza humana? Una gran parte de la teología paulina es traída del Antiguo Testamento. Está claro que Pablo no citó textos y pasajes de la ley o los profetas por el solo hecho de hacerlo, como se puede ver en este pasaje. Pablo fue un excelente exégeta, desglosando y explicando cada texto citado.

NOTA DOCTRINAL SOBRE LA JUSTIFICACION POR LA FE

La Justificación ha sido definida como “el acto de Dios por el cual, Él declara justo a aquel que cree en Cristo”. Es decir, no se está diciendo que el pecador sea justo, sino que es declarado justo, basándose en su fe en el sacrificio del Señor Jesucristo. (Fundam. de Teología Pentecostal, “Foursquare Media” Pag.241,242)

Algunos otros textos escritos por Pablo, que respaldan a Romanos 1:17 : Romanos 3:24: “Siendo justificados gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Cristo Jesús”. (Lutero escribió al margen de su Biblia, que la porción de Romanos 3:21-26 era el pasaje más importante del libro) Romanos 4: 3: “Creyó Abraham a Dios, y le fue contada por justicia”. Romanos 5:1: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”.

Cuando Dios justifica al pecador que confía en la gracia salvadora de Jesucristo, toda evidencia de su pecado y culpa se borra completamente. (Jer 50:20; Heb 10:16,17). La única cosa, que se dice Dios olvida, son los pecados del que confía en su gran salvación. Por lo tanto, Dios no ve a los creyentes como pecadores perdonados, sino como personas que nunca hubieran pecado. (Ro 6:23; 8:21)

Muchos se han preguntado, dice Wayne Grudam, en su Doctrina Bíblica (Ed Vida 2005, Miami FL Pags. 315-325): -¿Por qué Dios escogió La fe para que recibamos la justificación y no una actitud sincera de amor, gozo, contentamiento, humildad o sabiduría?

Porque la fe, contesta: -es la única actitud de corazón que es exactamente lo opuesto de depender de nosotros mismos. Cuando vamos a Cristo por fe, esencialmente decimos: - “me rindo” -“ya no voy a depender de mi mismo, ni de mis buenas obras”.

En Efesios 2:8,9 se expresa perfectamente la voluntad de Dios: “porque por gracias sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe”. Aun cuando una persona dijere que tiene más fe. Es decir, podemos tener más fe para ser sanos o para recibir un milagro, pero no para ser salvos. Ese regalo viene totalmente igual para todos.

Por esta razón, Martín Lutero y los demás reformadores insistieron en que la justificación viene por la gracia sola, no por gracia más méritos de parte nuestra.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.