LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



La elección de Israel Rom 9:1-29

Romanos 9:14-18
“¿Qué, pues, diremos? ¿Qué hay injusticia en Dios? En ninguna manera. 15 Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. 16 Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia. 17 Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. 18 De manera que de quien quiere tiene misericordia, y al que quiere endurecer, endurece"


Surge entonces el cuestionamiento hipotético de que si Dios, es injusto o no. Si es que la justicia consistiera, en este caso, en dar a cada uno el mismo tratamiento. Si Jacob y Esaú nacieron del mismo vientre y casi al mismo tiempo, uno podría juzgar injusta la elección de Dios, inclusive dado que Esaú era el primogénito. Sin embargo, Dios eligió soberanamente a Jacob, y no incurrió en injusticia. Ante tal pregunta –dice el Apóstol- ¡En ninguna manera! Dios no es injusto y jamás lo será, sino que es su prerrogativa tener misericordia de quien Él quiera tenerla.

Luego se remite al caso paralelo de Faraón, a quien endureció el corazón para que no dejara ir al pueblo israelita (Éx 4:21). Evidentemente Dios tenía un propósito en ello: mostrar su poder al mundo y a todas las generaciones venideras.

Cuando la soberanía de Dios interviene no depende del que quiere, es decir, de la voluntad humana, ni del que corre, es decir, del que se esfuerza en alcanzar algo, sino de un acto meramente soberano de Dios. Así lo dice también Juan el Apóstol, de los hijos de Dios, “los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, son de Dios” (Jn 1:13). Significa que Él es soberano en la proclamación de sus leyes, lineamientos y decretos, como legislador y soberano Rey del universo que es.

Por lo tanto, Dios es poderoso, en el misterio de su soberanía, de tener misericordia de quien quiere tener misericordia y endurecer a quien quiere endurecer (v. 18).

Para Meditar

Puesto que Dios tiene la prerrogativa de endurecer o tener misericordia, es nuestro deber mantener una vida de ruego y de súplica por todos los hombres (1 Ti 2: 1) para que la misericordia de Dios por medio de Cristo les alcance, pues la voluntad de Dios es que todos sean salvos (1 Ti. 2:4). Se necesita así echar mano de la autoridad que como iglesia hemos recibido de Dios, pues nos dice Cristo: “De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo” (Mt. 18:18).

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.