LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



El cumplimiento de la Ley a través del amor, Ro 13:8-14

Romanos 13:11-12
“Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos. 12 La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz”


No pierde oportunidad el apóstol Pablo para instar a los romanos a estar preparados, él estaba consciente de que ya fuera que Cristo viniera o la muerte llegara antes, era deber de todo creyente estar preparado. La iglesia primitiva esperaba con gozo la segunda venida de Cristo. Algo que la iglesia de cada generación ha vislumbrado. Esa esperanza debe prevalecer en nuestros tiempos.

“Es hora de levantarnos del sueño”. (“es hora de despertarnos del sueño” , Biblia de las Américas). Es una metáfora para denotar inactividad y falta de preparación espiritual. Dicho más coloquialmente, es como si fuese el amanecer cuando los gallos empiezan a cantar, el momento de levantarse y dejar las sábanas, arreglarse para iniciar las actividades del día. En esa forma figurativa, exhorta Pablo a la iglesia a dejar las costumbres y vicios de su vida pasada, a dejar las obras de la oscuridad, esa vida de adormecimiento espiritual. Es tiempo, (del griego kairos) es el momento oportuno, el tiempo favorable para que llegue la salvación. Pablo utiliza la palabra tiempo en una forma general y la palabra hora, en una forma específica, refiriéndose a que ha llegado el momento especifico de levantarse, para ver con claridad todo lo que las tinieblas espirituales habían impedido. Es decir, una actitud permanente esperando la redención.

“Desechemos pues las obras de las tinieblas”, (“por eso, dejen de lado sus actos oscuros como si se quitaran ropa sucia”- NTV=Nueva Traducción Viviente) esto lleva a despojarse del viejo hombre, a sacar del corazón toda malicia, a quitar toda inmundicia, a borrar las transgresiones. Evitar todo lo que se hace en lo oculto en donde nadie puede ver, o donde no se quiere que llegue la luz. “Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca” Colosenses 3:8. Las obras de las tinieblas se deben cancelar o alejar de la vida del creyente, como cuando una camisa está rota o manchada y que tiene que ser tirada a la basura porque ya no sirve. Toda obra de las tinieblas debe de ser “arrojada” y jamás volver a recogerla.

“Vistámonos las armas de la luz”, (“la armadura de la luz” dice la NVI=Nueva Versión Internacional y otra versión, la NTV traduce: “pónganse la armadura resplandeciente de la vida recta”) las obras de la carne “llegan solas”, casi implícitas en el caminar diario. Por eso es necesario vestirse con “la armadura resplandeciente de la vida recta”, ayudados por el Espíritu del Señor. La vestimenta espiritual del creyente se distingue porque lleva armas de justicia a la diestra y a la siniestra. Para vencer principados, potestades y gobernadores de las tinieblas de este siglo, huestes espirituales de maldad de las regiones celestes. Vestidos como escogidos de Dios, con amor, mansedumbre, humildad y bondad. Usando las armas espirituales que Dios ha dado, que son la coraza de justicia, predicando el evangelio de la paz, cuidando siempre la salvación, usando en todo tiempo la palabra de Dios, orando y creyendo en Dios porque solo a través de la fe se pueden apagar los dardos del enemigo.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.