LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Analogía tomada del matrimonio, Ro 7:1-6

Romanos 7:5-6
Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos, de modo que sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.


Con claridad Pablo expresa que cuando el hombre pecador estaba en la carne (“sarch”: el cuerpo mismo, a diferencia del espíritu, mente y corazón. 1 Corintios 1:29; Gálatas 2:16; Colosenses 2:5, 2:11), la inclinación a realizar acciones contrarias a la voluntad de Dios gobernaban toda la vida del inconverso y el resultado obvio era el camino seguro a la muerte.

Pero del lado opuesto, siendo libre de las exigencias inalcanzables de la Ley, el hombre experimenta un gran cambio en su vida, ahora bajo el gobierno del Espíritu Santo como su guía. El cristiano es ayudado para vivir una vida llena de obediencia y gratitud por la salvación recibida. El Espíritu de Santidad guía y capacita para vivir esa vida (Gálatas 3:3; 4:6; 5:18; 2 Corintios 3:17).

“Pero ahora estamos libres de la ley, por haber muerto para aquella en que estábamos sujetos”. “Los Hijos de Israel” estuvieron casados a la ley de Moisés hasta que el Señor Jesucristo murió. Entonces Dios clavó la ley en la cruz y la nación israelita llegó a ser viuda, para que se pudiera unir al Señor resucitado y ahora sirvamos bajo el régimen nuevo del Espíritu y no bajo el régimen viejo de la letra.

Recapitulación sobre las enseñanzas de Pablo en Romanos 2 al 7:
Capítulo 2: Muestra que la ley mosaica, no capacitó a Israel para producir justicia aceptable a Dios. Capítulo 3: Expresa lo mismo sobre los gentiles. La justicia nunca se puede producir con el carácter humano o las buenas obras. La ley solo logró el conocimiento del pecado (3:20).

Capítulo 4: Establece algo único. Que la ley no tuvo conexión con las promesas hechas a Abraham, pues le fueron hecha sin ninguna condición legal. En 4:13 Pablo recalca, que no fueron las promesas hechas por la ley, “sino por la justicia de la fe”. Es más, agregó: “la ley produce ira” (4:15). Y también Pablo citó a David (4:6) con su salmo 32:1,2 quien entendió el valor de la fe salvadora, por encima de las obras.

Capítulo 5: Dado que se incrementaron las ofensas y las transgresiones, se provocó mayor condenación, trayendo el reino de la muerte sobre el hombre. En 5:12-14 Pablo culpa al primer Adán de heredar el pecado, y con éste la muerte; pero lo contrasta con “la gracia y el don de Dios” que nos legó el segundo Adán.

Capítulo 6: La analogía del gobierno humano y la analogía de la esclavitud.

Capítulo 7: La analogía del matrimonio.

En conclusión, la nueva realidad para el cristiano, es la vida en plena libertad bajo el gobierno divino y ya no más una vida motivada por el código moral escrito por Moisés, en el que se decretaba la estricta obediencia a la letra para tener salvación. (Mateo 2:18–22; 9:14–17; Lucas 5:33–39; Juan 8:36).



© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.