LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Sumisión a las autoridades, Ro 13:1-7

Romanos 13:5-7
“Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. 6Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo.   7Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra.”


Sino también, una expresión, del griego alla kai, “que transforma de lo ordinario a lo supremo”: el castigo se sufre en la tierra, con personas iguales a uno, en un plano ordinario, sin embargo, no es igual a luchar contra uno mismo, contra la propia conciencia; el pensar que esta ofendiendo a Dios, que se está oponiendo a su salvador. El primer verso de este capítulo es la clave, pues someterse y sujetarse tienen un significado similar, y quien se sujeta a la autoridad que ve y conoce, le es más sencillo someterse a Dios.

“El tributo” era un pago forzado, representaba en moneda el sometimiento a reyes y otras autoridades, también era la alabanza a aquellos a quien es debida. ¿Qué diferencia tiene con el impuesto? El impuesto era un pago obligatorio al estado, para costear los servicios públicos, generalmente se aplicaban a los productos que adquirían los consumidores. Semejante a lo que los ciudadanos pagan hoy. Es por ello que el apóstol Pablo hace la diferencia, pues en la época que fue escrita esta carta, los judíos tenían que pagar tributo a César, pero también tenían que pagar el diezmo al templo, como lo estipulaba la ley de Moisés. Esto era una pesada carga en la economía de los habitantes de las tierras conquistadas por Roma.

Los dos primeros conceptos, “tributo e impuesto”, eran algo físico. Los dos segundos: “respeto y honra” son cualidades morales, que se deben brindar a quienes lo merecen, ya sean personas mayores o dignatarios. Por eso la consigna sigue vigente: se debe orar y actuar hasta tener buenos gobernantes.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.