LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Saludos personales, Ro 16:1-16

Romanos 16:3-5a
“Saludad a Priscila y a Aquila, mis colaboradores en Cristo Jesús, 4que expusieron su vida por mí; a los cuales no sólo yo doy gracias, sino también todas las iglesias de los gentiles 5Saludad también a la iglesia de su casa”.


Cuanto agradecimiento muestra el apóstol Pablo y las iglesias que habían surgido entre los gentiles y ya no entre los judíos, a un diligente matrimonio que trabajó hombro a hombro con este varón en Corinto y Éfeso.

Aquila “águila” era oriundo del Ponto, una región al norte de Asia Menor, y Priscila su mujer, conocieron a Pablo en Corinto (ver comentario Hch 18:1-5;24-26) y aceptaron el reto de evangelizar a los habitantes cosmopolitas de Corinto y luego viajar con él a la idolátrica ciudad de Éfeso llevando el evangelio de salvación y junto con Pablo doctrinar a los nuevos creyentes (aun al elocuente Apolos, como se narra en Hechos 18:24-28). Ellos habían sido expulsados de Roma, bajo el edicto de Claudio en el año 49 d. C. logrando establecerse en Corinto donde conocieron a Pablo y pronto hospedaron a Pablo, trabajando juntos como fabricantes de tiendas.

Es posible que en el año 54 d. C. después de la muerte de Claudio ellos y otros judíos hayan regresado a la capital del imperio, donde radicaban en el momento que Pablo escribió esta carta. Además ellos seguían predicando el evangelio pues el escritor también manda un saludo a la iglesia que estaba en su casa. Es tal la gratitud de Pablo que en sus escritos los menciona tres veces (Ro 16:3; 1 Co 16:19; 2 Ti 4:19) en todas las citas bíblicas aparecen sus nombres unidos y en una cambia, el nombre de Priscila por Prisca, pero se refiere a la misma persona. Esto constata que fueron unos creyentes cimentados en la sana doctrina y que al paso de los años consolidaron su fe en Cristo Jesús y el amor fraternal siguió siendo el mismo a pesar de la distancia.

Nota histórica

la iglesia primitiva no contaba con edificios propios (templos), ellos se reunían en la casa de algún hermano, donde celebraban sus reuniones, entonando salmos, haciendo veladas de oración y compartiendo la palabra, la santa cena y también realizando los bautizos de las personas que se convertían.



© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.