LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Instrucciones finales y saludos, 16:17-24

Romanos 16:17-20
“Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. 18Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos. 19Porque vuestra obediencia ha venido a ser notoria a todos, así que me gozo de vosotros; pero quiero que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal. 20Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros".


Una súplica más de Pablo a los hermanos, abrir bien los ojos, usar sus dones de discernimiento para no caer en los lazos de hombres con falsas doctrinas, que endulzaban el oído para desviarlos de la verdad. Pablo y Juan en varias de sus cartas Juan trataron de combatir esta variedad de sectas gnósticas que intentaron demeritar la obra de Cristo.

Jesús en su parábola del trigo y la cizaña habló acerca del engañador que siembra una semilla que al nacer se parece al trigo, pero es venenosa (Ver comentario Mt 13:24-30). Dentro de la iglesia primitiva surgieron falsos maestros y profetas, enseñando una doctrina errónea y de perdición. El apóstol muy acertadamente, no manda saludos a estos, sino que exhorta a los creyentes cuidarse de estos lobos rapaces vestidos de piel de ovejas.

Pareciese que el apóstol Pablo iba llevando el evangelio de salvación a todas las naciones y atrás de él iban los judaizantes, queriendo cambiar la semilla sembrada y poner la semilla del judaísmo.

“Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos”. Desde los inicios de la iglesia hubo discrepancias sobre la doctrina. Unos líderes creían que todos los que aceptaran a Cristo, tenían que cumplir con la ceremonia de circuncisión y que esto era obligatoria para todos los gentiles que iban creyendo (Ver comentario de Hch 15:1-5). Pablo y Bernabé misioneros a los gentiles guiados por el Espíritu Santo les explicaron como las personas de otras naciones aun sin ser circuncidadas recibieron a Cristo como su salvador y fueron bautizados con el Espíritu Santo. Así que ahí se puso la base de la sana doctrina. Fueron esos hombres llenos del poder de lo alto quienes establecieron el cimiento, sobre Jesús y la nueva dimensión cristiana, libre de las ataduras de la ley.

Dos verdades que se deben de tener presentes:
1.- Cristo recibe al hombre y lo transforma, circuncidado o no circuncidado, pues Dios cambia los pensamientos, no el cuerpo. Las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas. El hombre espiritual busca las cosas del espíritu, lo que agrada a Dios.

2.- Se debe creer lo que dice la palabra de Dios. En ella se encuentran las soluciones a cualesquier necesidad, precisando los oportunos consejos.

Muchas personas entran a las iglesias para destruir, creando divisiones; creando discordia entre los hermanos y centran su atención en banalidades que estorban el crecimiento de la iglesia, y la vida fructífera del creyente.

Levantan piedras doctrinales que van en contra de lo enseñado por las Sagradas Escrituras. Con palabras suaves y lisonjeras engañan el corazón de las personas, con el propósito de alejarlas del amor de Jesucristo.

“que seáis sabios para el bien, e ingenuos para el mal. Hermosas palabras con las que concluye la exhortación en contra del divisionismo, similares a las que el Señor Jesús mencionó en Mateo 10 :16 “…sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas”. En la primera carta a los Corintios 14:20 el apóstol Pablo menciona “…sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar”. Sabias maneras de explicar cómo el creyente debe de actuar con prudencia, madurez y sabiamente en la obra de Dios. Alejándose de los que maquinan el mal, apartando su pie de la vereda de perdición y no sentándose en silla de escarnecedores.

“Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies”.En Génesis 3:15 se encuentra la palabra profética que probablemente Pablo tenía en mente. Tres comentaristas ofrecen su concepto sobre cómo entender al momento a que se refiere esta promesa. (1) Morris entiende que se trata de una victoria sobre Satanás en el presente. (2) Cranfield y Dunn están convencidos que se refiere a la victoria escatológica. (3) Murray reconoce que esta promesa debe ubicarse en el horizonte de la subyugación de todos los enemigos de Dios (1 Corintios 15:25–28), pero él cree que no debemos excluir una referencia a las conquistas presentes que anticipan la conquista final.2 El enemigo quisiera que el creyente minimizara lo que Dios ha hecho a su favor, sin embargo cada creyente debiera tener bien presente que el enemigo con la muerte victoriosa de Cristo fue puesto debajo de sus pies (Salmo 110:1; Malaquías 4:3; Ef 1:22). No tiene poder sobre los hijos de Dios, y cuando se le resiste, huye del creyente.

2 Cevallos, J. C. (2006). (pp. 261–262). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.