LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



El cumplimiento de la Ley a través del amor, Ro 13:8-14

Romanos 13:8-10
“No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.  9Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor.”


Es sublime imaginar como del inmenso amor de Dios y de su hijo Jesús, se desprenden estas enseñanzas para que la humanidad pueda imitar a su creador y salvador. Así que cuando el apóstol Pablo dijo “no debáis a nadie nada” no sólo se está refiriendo a impuestos o tributo, sino que los hijos de Dios deben de amar al prójimo incluyendo a todas las autoridades.

Hay infinidad de bendiciones que la Biblia menciona para los creyentes; el creyente puede evitar enredarse en endeudamientos, hay tretas del enemigo, como pedir prestado para para comprar esto o aquello que tal vez se necesita, pero muchas veces es superfluo. ¿No será más seguro pedirle al dueño del oro y la plata, al que dijo “que valemos más que muchos pajarillos”, al que abrirá las ventanas de los cielos y derramará bendición hasta que sobre y abunde?

Para meditar

Martín Lutero, el gran reformador, al comentar la porción del Padre Nuestro que dice: “el pan nuestro de cada día, dánoslo hoy”, interpretó “pan” como todo lo necesario para la preservación de la vida: alimento, casa, familia, clima, buen gobierno, paz. Las necesidades, y no “los lujos” de la vida. El verdadero creyente debe confiar y obedecer los mandatos de Dios. El pedir crédito para adquirir bienes y servicios no es pecado, pecado es no cumplir con los pagos pactados. Los mandamientos que se mencionan en el versículo 9 son leyes para vivir en paz con la sociedad. El Antiguo Testamento los menciona en Éxodo 20:12-17 como mandato divino, sin embargo Jesús en el Nuevo Testamento lo resume en uno: amaras a tu prójimo como a ti mismo. (ver comentario Mt 19:18, Lc 18:20).

El ser humano por naturaleza busca la manera de vivir bien, sus reflejos innatos lo llevan a reaccionar cuando cree que se puede caer, o lastimarse, busca de diversas maneras la felicidad, esto es bueno. La enseñanza de Jesús al joven rico puede parafrasearse: “ya procuraste tu felicidad y tu bien; ahora haz lo mismo con los que te rodean, dales para que satisfagan sus necesidades”. Existen personas que no necesitan que se les den bienes, necesitan una oportunidad de aprender a trabajar o sólo una palabra de aliento. Un proverbio chino dice: “regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñalo a pescar y lo alimentarás para el resto de su vida”.



Para meditar

Si en el hogar donde se encuentran “los prójimos” más cercanos, los padres enseñaran a sus hijos a trabajar, a producir sus bienes, además de enviarlos a la escuela, no existirían los ninis y se estaría cumpliendo con la ley del amor. Eso es amar, compartir con los cercanos tiempo, dinero y esfuerzo. Los antiguos judíos tenían un proverbio práctico: “Quien no enseña a sus hijos un oficio, propicia que se convierta en un ladrón”.



Agustín de Hipona, el llamado “doctor de la gracia”, expresó: “Todos los hombres han de ser amados por igual. Pero ya que no se puede hace el bien a todos, debes prestar atención a aquellos que por accidentes de tiempo, lugar o circunstancia se ponen en relación más estrecha contigo”. Si en lugar de buscar el mal del compañero, se buscara siempre el bien, sin duda el amor prevalecería en el seno de la humanidad. La paz y la convivencia social reinarían en la tierra.



© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.