LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Salutación Ro 1:1-7

Romanos 1:3-5
“acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, 4 que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos, 5 y por quien recibimos la gracia y el apostolado, para la obediencia a la fe en todas las naciones por amor de su nombre;”


Nota Doctrinal

Con su característico estilo el apóstol Pablo describe la ascendencia según la carne, de Jesús. En estos versículos está recordando el pacto davídico, el cual es una promesa directa de Jehová a David en 2 Samuel 7:12-13: “Y cuando tus días sean cumplidos, y duermas con tus padres, yo levantaré después de ti a uno de tu linaje, el cual procederá de tus entrañas, y afirmaré su reino. El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino.” En el original griego la palabra que se usa para “linaje” es σπέρμα que significa spérma –algo sembrado, derramado, incluida la «esperma» masculina; por implicación descendencia; específicamente.

Asimismo, la resurrección de entre los muertos es una doctrina cardinal en el cristianismo pentecostal. Pablo usó sagazmente la creencia en la resurrección de parte de su grupo religioso los fariseos, para dividir la opinión del Sanedrín en Hechos 23:6: “Entonces Pablo, notando que una parte era de saduceos y otra de fariseos, alzó la voz en el concilio: Varones hermanos, yo soy fariseo, hijo de fariseo; acerca de la esperanza y de la resurrección de los muertos se me juzga.” El Señor Jesucristo enseñó la doctrina de la resurrección con la muerte de su amigo Lázaro - ¡vaya ejemplo! -, pero este milagro narrado de forma tan extraordinaria y puntual por el evangelista Juan, da cuenta del poder que Jesús demostró sobre el espíritu terrorífico de la muerte al responder a Marta –la hermana de Lázaro- a la aseveración de esta afligida hermana, “Señor, si hubiera estado aquí, mi hermano no hubiera muerto”, Jesús le contestó en Juan 11:25: “… Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá…”

Más aún, en lo que se conoce como la teología paulina, el Espíritu Santo pone un sello contundente a esta poderosa doctrina en 1 Corintios 15:51-55: “He aquí, os digo un misterio: no todos dormiremos, pero todos seremos transformados en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final; pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad”. ¡Qué gran victoria les espera a aquellos que creen esta palabra! Ya no hay más esclavitud del temor a la muerte porque Jesús mismo tiene en sus manos las llaves de la muerte y del Hades (Ap 1:18-b).

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.