LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



Viviendo en el Espíritu, 8:1-27

Romanos 8:15-17
“Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados”.


Podemos tener la plena seguridad de los tiernos cuidados de Dios y del Espíritu Santo. Pablo dice que el Espíritu Santo nos otorga la condición de hijos y no de esclavos (Gálatas 4:7). Un esclavo hace por necesidad –y en temor– lo que el amo le ordena, va a dónde se le indica en contra de su voluntad. En cambio, la dirección que da el Espíritu es en amor, tratándonos como hijos. La palabra “aba” es “padre” en arameo, por lo que la expresión “abba padre” alude a la manera repetitiva y tierna como un niño tiende a llamar a su padre. El hijo de Dios puede tener plena confianza en las instrucciones que para bien le da el Espíritu y debe obedecer como un niño a su padre.

El gran apóstol nos da más información del trato del Espíritu Santo con nosotros al revelar que Dios, mediante su Espíritu emite a nuestro espíritu humano su testimonio. Ésta es una de las evidencias que demuestran nuestra salvación. La condición de hijos de Dios nos convierte en herederos de todas las riquezas de nuestro Padre celestial (v. 17) siendo coherederos con Cristo mismo; pero existe una condición para gozar tan inconmensurables bendiciones: padecer juntamente con Cristo. Evidentemente este padecimiento está íntimamente ligado a la dirección del Espíritu, para que, así como Cristo padeció en la carne (1 P 3:16-18), nosotros también padezcamos al hacer el bien y la obra de Dios. Toda persona que desea vivir piadosamente en Cristo Jesús habrá de padecer (2 Ti. 3.12), pero esa es una condición indispensable para nuestra glorificación.

Es aquí donde Pablo nos presenta el cuadro completo de las implicaciones del andar en el Espíritu:
• lucha constante con la carne,
• sumisión al Espíritu,
• dirección de Dios,
• padecimiento por la justicia y por el nombre de Jesús (Mt. 5:10-12);
• pero herencia completa en Dios y nuestra glorificación como recompensa.



© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.