LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



La justicia que es por fe Rom 10:1-21 (continuación)

Romanos 10:8-11
“Mas, ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, será salvo.10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. 11 Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado”.


Pablo continúa explicando el pasaje de Deuteronomio 30, ahora en su versículo 14, “porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas”, aplicándolo a Cristo. Así Proverbios 8 le presenta como “la sabiduría”, y Juan capítulo 1, como “la Palabra”: “el verbo de Dios”; dice que Cristo está cerca de cada ser humano. Que no hay que traer ni de arriba ni de abajo a Cristo, sino que está muy cerca, y se recibe por la fe, para que habite Cristo por la fe en nuestros corazones (Ef 3:17).

Para Meditar:

nótese que dice, “cerca de ti”, no dice “cerca de nosotros” o “cerca del ser humano” etc.; habla por tanto del carácter estrictamente personal de la salvación del hombre y de nuestro trato estrictamente personal con Jesucristo.

Ahora detalla, “esta es la palabra de fe que predicamos” (v.8), es decir, el aspecto práctico de la salvación: en qué consiste la justicia por la fe, cómo se alcanza y qué envuelve; en otras palabras, cuál es la predicación que produce salvación:

1. Creen en el corazón que Dios le resucitó de los muertos: mediante la predicación, el evangelio es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree (Rom 1:16); es el evangelio de Jesús y de la resurrección (Hch 17.18). Porque la resurrección de Cristo es el fundamento de nuestra fe (1 Cor 15:1-17). ¿Por qué?

a. Porque es el fundamento de la santidad: Romanos 6:4 dice: “…a fin de que como Cristo resucitó de los muertos para la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”. Y sin santidad nadie verá al Señor (Heb 12:14).
b. Porque es el fundamento de la resurrección futura del cristiano: 2 Co 4:14 “Sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús”. Verdad que también es claramente explicada en 1 Corintios 15.
Ahora bien, creer en la resurrección del Señor, es creer:
• Que Él es el juez de vivos y muertos (Hch 10:42)
• Que Él, como vivo Juez, no dará por inocente al culpable (Nm 14:18; Nahum 1:3).
• Que Cristo Jesús condenará a todos los seres humanos por no haberlo hecho su salvador y practicaron permanentemente el pecado. Porque la paga del pecado es muerte (Rom 6:23).
• Que Cristo requiere arrepentimiento de todo pecado, para ser salvo. (Mt 9:13; Lc 15:7; 24:47; Hch 5:31).
• Que Él es el único que puede perdonar los pecados (Mt 9.6; Mc 2:7,10; 1 Jn 1:9)
• Que Él y sólo Él es el salvador del mundo (Jn 4:42; 1 Ti 4:10; 2 P 3:2,.
• Y que fuera de Él no hay salvación (Hch. 4:12)



Para Meditar:

la creencia intelectual o religiosa de la resurrección de Cristo no sirve en lo absoluto para la salvación por no involucrar los siete aspectos antes mencionados. Es por ello que el Apóstol dice, “Y creyeres en tu corazón”. Porque creer en la resurrección de Cristo es creer que Él está vivo y que por ello, su juicio está vigente, es totalmente real y que es urgente actuar. Por lo tanto, el arrepentimiento está implícito en este pasaje.

2. Confesar a Cristo como Señor: Este creer debe expresarse con los labios, de otra manera queda tan sólo en un mero pensamiento (2 Cor 4:13 cf. Sal 116:10). Dios da, a través de toda la Biblia mucha importancia a la confesión de nuestros labios. Es también la confesión, parte fundamental de la efectividad del bautismo en agua, que es la confesión pública de fe en Jesucristo expresada por todo aquel que ha creído verdaderamente. Esta confesión, por supuesto, no se refiere a una confesión privada, ni a un susurro introspectivo, sino a una proclamación abierta de la fe en Jesucristo como Señor emanada de aquel que ha decidido seguirle.

Y agrega Pablo, (v. 11), que todo aquel que en él creyere, no será avergonzado, no basta creer una vez en Él, sino agrega el apóstol Juan, “permaneced en él, para que cuando se manifieste, tengamos confianza, para que en su venida no nos alejemos de él avergonzados” (1 Jn 2:28). Y si aun los cristianos fueren vituperado aquí, Cristo será magnificado, tanto en su vida como en su muerte (Fil 1:20).

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.