LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios



La elección de Israel Rom 9:1-29

Romanos 9:3
“porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne”


Pablo revela más específicamente a quienes se refiere: a sus parientes, a sus hermanos de sangre. Sabía cuál es el fin de todo aquel que no obedece al evangelio (2 Ts 1:8; 1 P 4:17), y por ello aflige su espíritu.

Por todo aquello que se escribe de Pablo en el libro de los Hechos entendemos que estaba preocupado, en primer lugar, por los judíos, por sus parientes de sangre, para que ellos alcanzaran salvación. Tenía costumbre, como el mismo Cristo también (Lc 4:16), de predicar en las sinagogas, lo cual hizo desde el momento de su conversión al Señor (Hch 9:20). Tanta era la pasión del Apóstol, y su lucha porque los israelitas fueran salvos, que fue capaz de decir que estaba aún dispuesto a pasar la eternidad en el infierno, si semejante trato fuera posible, con tal de que sus parientes se unieran al Señor.

Algo así había ya dicho Moisés: “Te ruego, pues este pueblo ha cometido un gran pecado, porque se hicieron dioses de oro, 33 que perdones ahora su pecado, y si no, ráeme ahora de tu libro que has escrito” (Éx 32: 31-33). Cosa que sabemos Dios jamás lo haría, en obediencia a su trato estrictamente individual y a su juicio imparcial absoluto. Así, contesta a Moisés: “Al que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro”. (Éx. 32: 33).



© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.