LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Pedro y Cornelio, Hch 10:1-43

Hechos 10:24-29
"Al otro día entraron a Cesarea. Y Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos. Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró. Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre. Y hablando con él, entró, y halló a muchos que se habían reunido. Y les dijo: Vosotros sabéis cuán abominable es para un varón judío juntarse o acercarse a un extranjero; pero a mí me ha mostrado Dios que a ningún hombre llame común o inmundo; por lo cual, al ser llamado, vine sin replicar. Así que pregunto: ¿Por qué causa me habéis hecho venir?"


Como se ve en la historia narrada por Lucas, no quiso que quedara fuera cada detalle y presenta a Cornelio recibiendo a Pedro hincándose y adorándolo. La perspectiva de Cornelio por su contexto cultural y religioso (fusión de mitología griega y romana) en el cual creció, junto con todo lo que estaba viviendo, -la visión con el ángel- le daba la impresión de que estaba viviendo en una dimensión celestial, como si uno de sus dioses mitológicos lo visitara en el momento en que llego Pedro a su casa. Pero por otro lado se muestra al Apóstol que creció en la verdad y bajo la ley, en el conocimiento del único Dios vivo y verdadero, fuerte y celoso (Dt 6:4-6) (Lc 4:8) que no iba a permitir ninguna adoración a su persona.

Para Meditar

Al correr de los siglos, cuando declararon a Pedro el primer Papa de la Iglesia popular, sus sucesores, papas, arzobispos y obispos, “escondieron debajo de la alfombra”, su humildad, y la no aceptación de que se le adorara, besara la mano y otras pleitesías. Harán bien muchos líderes cristianos encumbrados, por éxitos alcanzados, en recordar esa humildad.

Pedro al ver tanta gente inconversa reunida en casa de Cornelio, les dio testificó de cómo Dios había tratado con él para que pudiera estar ahí. Pero también tenía la incertidumbre y no sabía con precisión la razón por la que estaba en esa casa, solo estaba consciente que era un plan de Dios.

Para Meditar

Dios es tan grande en su misericordia, como en su amor, que vino a manifestarse al hombre, como dice el salmista “¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre para que lo visites?”(Sal 8:4-5) y sigue diciendo la escritura “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.” (1 Jn 4:19).

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.