LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Viaje de Pablo a Jerusalén, Hch 21:1-16

Hechos 21:10-14
“Y permaneciendo nosotros allí algunos días, descendió de Judea un profeta llamado Agabo, 11 quien viniendo a vernos, tomó el cinto de Pablo, y atándose los pies y las manos, dijo: Esto dice el Espíritu Santo: Así atarán los judíos en Jerusalén al varón de quien es este cinto, y le entregarán en manos de los gentiles. 12 Al oír esto, le rogamos nosotros y los de aquel lugar, que no subiese a Jerusalén.  13 Entonces Pablo respondió: ¿Qué hacéis llorando y quebrantándome el corazón? Porque yo estoy dispuesto no sólo a ser atado, mas aun a morir en Jerusalén por el nombre del Señor Jesús. Y como no le pudimos persuadir, desistimos, diciendo: Hágase la voluntad del Señor” ”


Los vientos habían favorecido el viaje por mar de Pablo y sus acompañantes por lo que tenía tiempo suficiente para estar en Cesarea, y luego llegar a tiempo a la fiesta del pentecostés en Jerusalén.

Llegó a Cesarea un profeta llamado Agabo, que a la usanza del Antiguo Testamento, predecía los acontecimientos futuros de manera objetiva, así que tomó el cinturón de Pablo y le reveló lo que el Espíritu Santo le estaba mostrando. Por el nombre de este profeta que no era tan común se cree que era el mismo que predijo el hambre en tiempos de Claudio (11:28).

Lo interesante es que Agabo no le aconsejó a Pablo que no subiera a Jerusalén, fueron los hermanos que le acompañaban, quienes le rogaron que prosiguiera. No era la primera vez que le profetizaban lo mismo, así que sus acompañantes, no aguantaron más y se pusieron a llorar; un cuadro de dolor como para hacer flaquear la fe de cualesquiera. Sin embargo, Pablo sólo estaba siendo advertido de los problemas que tendría en Jerusalén, a fin de que estuviera preparado para resistir los embates del enemigo y ser fortalecido en su fe. Él conocía bien a su ayudador y sabía que no iba solo (Ro 8:35-39)

¡Cuán admirable la confianza de Pablo en su salvador, no solo anima a sus compañeros para que dejen de llorar; sino externa su decisión de morir por el nombre de Jesús!

Estas personas querían ayudar a los planes de Dios, el amor de Dios en los hermanos se mostraba, tratando de persuadir a Pablo, para que no fuera a Jerusalén. Sin embargo, mostraron madurez espiritual al responder hágase la voluntad del Señor, frase similar a la usada por el Señor Jesús en el Padre Nuestro; así debía ser, dejando que Dios obrara y no interferir con sus planes. La voluntad de Dios es perfecta, y para experimentar el poder de Dios, Pablo debía enfrentar la situación y no huir de ella.

A lo largo de la narración en el libro de los Hechos, se puede notar que Pablo sabía que iba a padecer, porque el Espíritu Santo se lo había revelado, pero él estaba dispuesto a seguir (21:4,11,13,14). Los hermanos que le venían acompañando desde Mileto, siguieron con él hombro a hombro, orando para que Dios hiciera su voluntad, no le abandonaron, y los hermanos de Cesarea se unieron en intercesión permanente por Pablo. (Ver nota doctrinal Mt 6:10 y comentario Lc 11:2)

Nota Ética

Al igual que la iglesia del primer siglo, los creyentes deben permanecer fieles y cuidar de su pastor, aunque se le profeticen padecimientos por causa Cristo. No abandonarlo, ser un fuerte apoyo en oración y cuidados, si es posible acompañarle a predicar el evangelio en lugares nuevos, como lo hicieron esos hermanos con Pablo.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.