LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



HECHOS CAPÍTULO 2 La venida del Espíritu Santo, Hch 2:1-13

Hechos 2:2-4
"De repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;  3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. 4Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen."


Lucas no especifica el lugar donde se encontraban reunidos los discípulos de Jesús, se infiere que haya sido el aposento alto (Hch 1:13) por la mañana, por el hecho de que la gente se empezó a burlar de ellos pensando que estaban borrachos. Pedro lo aclaró, -“no están llenos de mosto”, pues apenas es la hora tercera (Hch 2:15) o sea las nueve de la mañana.

En el Antiguo Testamento el viento y el fuego fueron elementos que acompañaron las manifestaciones divinas, como lo sucedido en el Monte Sinaí, cuando Dios dio las tablas de la ley al pueblo de Israel. En el Nuevo Testamento nuevamente se muestra un sonido fuerte como de un viento recio. Desde luego que en la manifestación gloriosa del Espíritu Santo, no fue un viento recio lo que vino, sino un sonido similar a ello. En el griego (pneuma) se traduce como espíritu, y también aliento. Su raíz (pnoe) se traduce como viento.

Se aparecieron como “llamas de fuego sobre ellos” (TLA), y la RVR60 dice “lenguas de fuego”, quiere decir lo mismo; quizá similares a las que veía Moisés en la zarza ardiendo, (Ex 3:3; Dt 33:16). Acá la presencia de Dios sobre cada persona.

La profecía de Joel 2:28 “Derramaré mi Espíritu sobre toda carne…” se estaba cumpliendo y se confirmó la promesa de Jesús “Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días…pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo y me seréis testigos…” Hechos 1:5,8. Los discípulos habían creído y obedecido y en ese momento comenzaron a alzar la voz alabando a Dios en idiomas que no conocían, que el Espíritu Santo daba que hablasen. A esto se le llama también glosolalia.

Nota Doctrinal

Se le llama glosolalia al hecho de hablar en otras lenguas y esto no se trata de adquirir una capacidad especial para hablar idiomas extranjeros. Es la señal del Espíritu Santo cuando bautiza a las personas (Hch 10:46; 19:6). En 1 Corintios 14 Pablo señaló posteriormente el orden que se debe tener en la iglesia cuando los hermanos hablan en lenguas y profetizan, sugiriendo que debe haber una persona que pueda interpretar el mensaje para darlo a conocer a la congregación a fin que todos sean edificados. En la iglesia primitiva no fue necesario que alguien interpretara, porque los que los oían y venían de tierras lejanas, estaban entendiendo el mensaje. El que habla en lenguas si no hay interpretación solo habla con Dios para edificación personal. En las iglesias pentecostales y carismáticas en la actualidad el Espíritu Santo sigue bautizando a los creyentes y normalmente no hay interpretación, solo un lenguaje de alabanza en lenguas.

Para Meditar

En el monte Sinaí se podría decir nacía una nación a la cual se le estaba dando su constitución política o carta magna. A través de esos mandamientos y ordenanzas se iban a regir al pueblo judío. Las manifestaciones que la antecedieron fueron truenos y relámpagos (sonido) y el monte humeaba (fuego) y una voz que estaba hablándoles (lengua).

En el pentecostés en la casa donde estaban sentados se oyó un ruido como de viento recio (sonido), sobre las personas se veían llamas de fuego (fuego) y hablaban otras lenguas (lenguas), aquí estaba naciendo la iglesia de Cristo. Cuanta similitud había en estos sucesos en cuanto al día, la hora y las manifestaciones.

La Biblia dice que “todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar otras lenguas”. Ese es el bautismo con el Espíritu Santo, esa es la evidencia física de la promesa que viene sobre el creyente que cuando acepta a Jesús como su salvador recibe el sello del Espíritu Santo. Cuando llega la llenura o derramamiento sobre el creyente es empapado de una unción que le da nuevas lenguas para alabar a Dios, un poder para vencer a su adversario y una capacitación para predicar el evangelio.

Nota histórica

La profecía de Joel 2:28, se sigue cumpliendo, pues en la historia en el libro de Hechos se muestra como los gentiles fueron bautizados con el Espíritu Santo y eso nunca cesó, pues hombres famosos de otras épocas como Juan Wesley (1703-1791) en Oxford, Inglaterra, cuyas predicaciones iban acompañadas de manifestaciones sobrenaturales del Espíritu Santo y fundó un grupo al que le apodaron los metodistas, por su vida consagrada y apartada. Otros líderes reconocidos como Jorge Whitefield (1714-1770), Carlos G Finney (1792-1875), Dwight Moody tuvieron experiencias semejantes. La eclosión vino con Charles F Parham en Topeka, Kansas, William J Seymour, en el avivamiento de Azuza, en Los Angeles CA (1906-1909)y un poco antes con Evan Roberts en Gales, Gran Bretaña.

© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.