LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Conversión de Saulo, Hch 9: 1-19

Hechos 9:10-19
“Había entonces en Damasco un discípulo llamado Ananías, a quien el Señor dijo en visión: Ananías. Y él respondió: Heme aquí, Señor. Y el Señor le dijo : Levántate, y ve a la calle que se llama Derecha , y busca en casa de Judas a uno llamado Saulo, de Tarso; porque he aquí, el ora y ha visto en visión a un varón llamado Ananías, que entra y le pone las manos encima para que recobre la vista . Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuantos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; y aún aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre.

El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel; porque yo le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre.

Fue entonces Ananías y entro en la casa, y poniendo sobre él manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado. Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco.”


Encontrar discípulos judíos del Señor como Ananías el mensajero lleno del Espíritu Santo y hombres como Judas el hospedador, fuera de Palestina, antes de los grandes movimientos misioneros de la iglesia primitiva, hace reflexionar que el evangelio había llegado a muchos lugares desde la primera persecución que ocurrió unos años antes. Ananías, discípulo del Señor, recibió instrucciones precisas a través de una visión y a diferencia de Saulo, éste si conocía más íntimamente al Señor. Aunque temeroso por las acciones pasadas de Saulo, Ananías procedió a obedecer la voz de Dios. En una ligera explicación Ananías hace saber a Saulo que como complemento a la maravillosa experiencia que vivió en “el camino a Damasco”, es ahora el mismo Señor Jesucristo quien le enviaba para que con la imposición de sus manos y la oración, recobrara la vista y fuese lleno del Espíritu Santo para comenzar a cumplir la comisión asignada.

Ananías, un líder prominente y siervo ungido, visita a Saulo en casa de Judas, quien vivía por la muy conocida calle derecha (recta), la cual tenía una longitud de dos kilómetros aproximadamente. Ahí Saulo es confirmado por un humilde mensajero del Señor, en su llamado a las misiones transculturales y a su pueblo Israel. 22:14; 26:18.

Para Meditar

Por muy avanzada que sea la preparación académica que posea el ser humano, si no reconoce y acepta a Cristo en su corazón, en vano es todo el conocimiento secular que puede haber obtenido y más si esto sirve para interponerse en los propósitos de Dios. Obsérvese como una vida transformada, tal como la de Pablo, con todas sus excepcionales características, puede rendir a los propósitos del Reino.


© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.