LBC Menú

Capítulos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Versículos:

Mateo

Marcos

Lucas

Juan

Hechos

Romanos

1 Corintios

Hechos



Saulo en Jerusalén, Hch 9: 26-31

Hechos 9:26-31
“Cuando llegó a Jerusalén, trataba de juntarse con los discípulos; pero todos le tenían miedo, no creyendo que fuese discípulo. Entonces Bernabé, tomándole, lo trajo a los apóstoles, y les contó cómo Saulo había visto en el camino al Señor, el cual le había hablado, y cómo en Damasco había hablado valerosamente en el nombre de Jesús. Y estaba con ellos en Jerusalén; y entraba y salía, y hablaba denodadamente en el nombre del Señor, y disputaba con los griegos; pero éstos procuraban matarle.
Cuando supieron esto los hermanos, le llevaron hasta Cesarea, y le enviaron a Tarso. Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.”


Por el testimonio de Pablo en Gálatas 1:11-24 y 2 Cor.11:32,33 en relación a su conversión, llamamiento y experiencia en sus primeros años como discípulo de Cristo, y las referencias del texto anterior; llegamos a las siguientes conclusiones: Pablo permaneció solo unos días testificando a los judíos en Damasco; posteriormente y después de permanecer un tiempo indefinido en Arabia (posiblemente en la provincia de Siria que gobernaban los árabes nabateos), regresa a Damasco, donde anuncia con más convicción el evangelio que recibió directamente por revelación de Jesucristo. La expresión: “pasados muchos días” (19:23), puede ser la referencia a los tres años que permaneció en esa ciudad y de donde salió luego para Jerusalén.

Ya en Jerusalén, no se terminan sus problemas, puesto que los mismos discípulos le tienen temor y se apartan de él; también los judíos helenistas pretenden matarlo. Es terrible que esta actitud de querer desaparecerlo, se repite una y otra vez, precisamente por judíos celosos y extremistas que lo veían como una amenaza a sus tradiciones y no querían saber nada de Jesús el Mesías.

En este breve tiempo en Jerusalén (quince días), es introducido a los apóstoles Pedro y Jacobo, por Bernabé quien indagó diligentemente la historia de Saulo, antes de hablar por él.

Saulo parece estar dirigido hacia su mismo destino hasta que es enviado a Tarso de Cilicia, debido que había nacido ahí (22:3), posiblemente tenía parientes en ese lugar y habría que ganarlos para Cristo. Por este tiempo, comenzó a relacionarse especialmente con los judíos de Asia menor y por ahora, durante su estancia en Jerusalén con los apóstoles Pedro y Jacobo como lo describe en Gálatas 1:18-19.

Nota histórica

Tarso, ubicada al sudeste de Asia menor, tenía unos 500 mil habitantes. Estaba situado a lo largo de las riveras del rio Abana y rodeado por tierras muy fértiles. Tarso, como capital de la provincia de Cilicia, no era una ciudad ordinaria (21:39), gozaba el privilegio de conceder la ciudadanía romana a quienes nacieran dentro de sus murallas (22:3). Saulo de Tarso, debido a sus conocimientos y a su ciudadanía (ya que estaba al servicio del sanedrín), era una persona distinguida en el mundo judío.


© 2018 La Biblia Continental. Todos los derechos reservados. Diseñado por Creating Destiny Graphics. Biblia Reina Valera 1960 y El texto bíblico ha sido tomado de la versión Reina-Valera © 1960 Sociedades Bíblicas en América Latina; © renovado 1988 Sociedades Bíblicas Unidas. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960® es una marca registrada de American Bible Society, por lo cual se puede usar solamente bajo licencia.